MEDICINA ESTÉTICA Y OBESIDAD
Movil personal   607634984



INTRO.  OBESIDAD



El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación
anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la
salud. Esta es la definición más simple de la obesidad.
El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la
relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente
para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.
Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos
por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).
La definición de la OMS es la siguiente:
· Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso.
· Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.
· Un IMC igual o superior a 40 determina obesidad mórbida.





El IMC proporciona la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población,  puesto que es la misma para ambos sexos y para los adultos de todas las edades. Sin embargo,  hay que considerarla a título indicativo porque es posible que no se corresponda con el mismo nivel de grosor en diferentes personas,  por ejemplo si una persona muy musculosa tiene un IMC de 35 se calificará erróneamente como obeso, por eso es necesario hacer un estudio de composición corporal que nos muestre entre otras cosas el peso y el porcentaje de músculo y de grasa (método TANITA, usado en nuestras clínicas).
La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. En el mundo, se ha producido un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares,  pero pobres en vitaminas,  minerales y otros micronutrientes, y un descenso en la actividad física,  como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

A menudo los cambios en los hábitos de alimentación y actividad física son consecuencia de cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y a la falta de políticas de apoyo en sectores como: salud,  agricultura, transporte,  planeamiento urbano,  medio ambiente,  procesamiento, distribución y comercialización de alimentos y falta de educación nutricional sobretodo de los niños.

Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular), que en 2012 fueron la causa principal de defunción; diabetes, trastornos del aparato locomotor (en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy incapacitante) y otras que sería muy largo de enumerar.

El riesgo de contraer estas enfermedades crece con el aumento del IMC.

La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión y presentan marcadores tempranos de enfermedad cardiovascular, resistencia a la insulina y trastornos psicológicos y del comportamiento alimentario: anorexia y bulimia.





En la actualidad países como el nuestro, que están sufriendo una brutal crisis económica están afrontando una "doble carga" de morbilidad, mientras se está luchando con nuevos casos de desnutrición, están experimentando un aumento brusco de los factores de riesgo para contraer la obesidad y el sobrepeso, en particular en los entornos urbanos. No es raro encontrar la desnutrición y la obesidad coexistiendo en un mismo país, una misma comunidad y un mismo hogar.

El sobrepeso y la obesidad, así como sus patologías asociadas, son en gran parte prevenibles, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en materia de alimentos y actividad física periódica, y en consecuencia para prevenir la obesidad, son fundamentales unas comunidades y unos entornos  sociales favorables.

En el plano individual, las personas pueden: Limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total y de azúcares, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.
Realizar una actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos).
La responsabilidad individual solamente puede tener pleno efecto cuando las personas tienen acceso a un modo de vida saludable. Por consiguiente, en el plano social es importante:
Dar apoyo a las personas en el cumplimiento de las recomendaciones mencionadas más arriba, mediante un compromiso político sostenido y la colaboración de las múltiples partes interesadas, públicas y privadas, y lograr que la actividad física periódica y los hábitos alimentarios más saludables sean económicamente asequibles y fácilmente accesibles para todos, en particular las personas más pobres, reduciendo el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos elaborados, asegurando que todos los consumidores puedan acceder física y económicamente a unos alimentos sanos y nutritivos, poner en práctica una comercialización responsable y asegurar la disponibilidad de alimentos sanos y apoyar la práctica de una actividad física periódica en el lugar de trabajo.
En las consultas del Dr. Cobos se le ofrece un método de adelgazamiento eficaz y seguro para su SALUD.
Tras el estudio individualizado de cada caso: Historia Clínica, encuesta dietética, análisis clínicos, estudio antropométrico, estudio de composición corporal (TANITA), se propone al paciente la opción más adecuada para su caso, siendo en última instancia el consenso entre médico/paciente quien el tratamiento a seguir, siempre se deberá hacer una dieta personalizada para cada caso o tipo de tratamiento, no será igual una dieta sin apoyo farmacológico ni endoscópico o quirúrgico que una que acompaña al seguimiento de un paciente con un balón gástrico o una banda gástrica o un grapado gástrico, coincidiendo todas en su elaboración según las preferencias gastronómicas y gustos del paciente, con las cantidades diarias recomendadas de nutrientes esenciales,  procurando que no se carezca de ningún principio inmediato (proteínas, hidratos de carbono y grasas), siendo elaboradas en base a los principios de la dieta mediterránea y sin necesidad de contar calorías, siendo lo más importante para bajar de peso de una forma cómoda, hacer la combinación correcta de los alimentos según el programa DIETETIC elaborado por el Dr. Cobos en 1992.
Las revisiones para el seguimiento del paciente se realizan cada 15 días y en ellas se vuelve a hacer el estudio antropométrico y el estudio de composición corporal y se elabora una nueva dieta.
No se debe olvidar que la finalidad de este método de adelgazamiento es cambiar los hábitos alimentarios de una forma gradual, para poder mantener el peso perdido, a la vez que se lleva una alimentación sana y una vida normal.




Centros autorizados por la Junta de Andalucía

Medicina Estética y Tratamiento de la Obesidad

No dude en consultarnos, llame ahora al 607634984 y coja cita sin compromiso.



All rights reserved.  Clinicas Dr. Cobos  www.clinicadoctorcobos.com    Copyright 2018
Aviso Legal y politica de privacidad

Clínicas Doctor Antonio CobosVer perfil